Síguenos en:      
default-logo

Una oración con sabor a lúpulo

Rodrigo Oliva

Por: Anabel Manzano “Lupulina”

Hace casi tres años en Huayapan, un poblado de Oaxaca, nació la Santísima Flor de Lúpulo, alejada del bullicio de Monterrey, ciudad de la que es originario Rodrigo Oliva, su brewmaster.

Rodrigo no concluyó la universidad, pero siempre fue autodidacta y su familia le enseñó todo sobre el negocio de alimentos y bebidas, especialmente lo relacionado con el pan y los embutidos.

A través de la Santísima, Rodrigo y su esposa Nicole han creado toda una forma de vida en un estado dominado por las mezcaleras y altamente politizado.

“A veces se rompe la ciudad con cualquier manifestación socio política y   debemos seguir manteniendo el estilo de vida que queramos. Independientemente de que a la gente beba mezcal o le guste la política en Oaxaca, nosotros vamos a seguir haciendo cerveza y alimentos porque es lo mínimo que pido diario como ser humano. Hay una comunión de estar haciendo productos con tus manos, es algo bien real”, comenta.

De acuerdo con Coca Zárate, de Cervecería Ingrata, hay 14 productores en Oaxaca y sólo tres venden fuera del estado. Hay 10 bares especializados en cerveza artesanal.

Santísima Flor de Lúpulo también es el nombre del bar donde se vende esta cerveza que se produce en estilos American Pale Ale (APA), India Pale Ale (IPA), Extra Special Bitter (ESB), Porter con café y chocolate de la región, Brown Ale, Belgian Wit con guayaba y una de trigo con mango.

“Si todos quieren su santo, nosotros queremos uno que nos pueda dar buena cerveza, fermentación y calidad”, explica Rodrigo sobre el nombre que lleva su cerveza.

 

Imágenes tomadas de la Fanpage de Santísima Flor de Lúpulo

Sobre el Autor

Deja una Respuesta

*