Síguenos en:      
default-logo

Somos cuates, somos Celis, somos //C

Por: Anabel Manzano «Lupulina»

 

Ciudad de México, Marzo 11- Dormir pensando en cerveza y al despertar compartir tus ideas para la nueva receta que tejiste en sueños, representan el quinto ingrediente sin el que agua, malta, lúpulo y levadura, no sabrían igual: la pasión.

En el camino del cervecero independiente se observa una pronunciada cuesta que no todos están dispuestos a subir, pero aquellos que comienzan la travesía saben que el miedo está de más y que cuando hay pasión todo es posible.

“El negocio de la cerveza artesanal es muy noble, (pero) es indispensable la pasión. Dormirte pensando qué vas a hacer por la cervecería, qué receta , cómo la vas a hacer, es apasionarte y si lo haces se te van a abrir las puertas y las cosas se unirán como un rompecabezas”, afirma Omar Celis, quien junto con su hermano Alan en 2014 pusieron en marcha la Cervecería //C en Ensenada, Baja California.

Con apenas 26 años, los cuates Celis pueden cocinar hasta 24 mil litros de cerveza al mes, aunque actualmente sólo producen 7 mil, en su cervecería ubicada frente al malecón de Playa Hermosa.

Hace cuatro años Omar y Alan sólo producían cinco galones (casi 19 litros), eran homebrewers que echaban mano de tutoriales de YouTube y trabajaban con un kit casero: olla de 50 galones, hielera y cualquier utensilio que les sirviera para hacer cerveza.

“Inició por simple curiosidad en 2013, mi hermano y yo comenzamos a buscar insumos, tiendas que los vendieran para hacer cerveza en casa, equipo, siempre apegados al movimiento de San Diego de donde probábamos cervezas artesanales”, comentó Omar.

 

La influencia de Vincent

 

Omar y Alan seguían de cerca la cultura cervecera que se manifestaba en San Diego, el primero recuerda que cada semana abría una cervecería y les gustaba ir a probar las diferentes opciones que cada uno de los negocios ofrecía.

Un día en una de esas cervecerías conocieron a Vincent Falcone, quien trabajaba en La Joya Brewing y se convirtió en su mentor.

“Si no hubiera ido a San Diego, probado la cerveza, conocido a Vincent, no estuviera aquí. Es una persona clave para nuestro proyecto, fue nuestro mentor durante la etapa de crecimiento”, afirma Omar.

Celis considera que el movimiento cervecero de San Diego es muy amigable y se vieron fortalecidos por la cercanía. Fue así como en Baja California empezaron a producir cerveza en casa y mientras sus vecinos se convertían en industria, los bajacalifornianos apenas empezaban a despuntar. Unos años después se ganaron el reconocimiento nacional de consumidores y otros cerveceros, también destacaron en competencias internacionales.

“En nuestro caso, en ese momento cuando estábamos empezando te da miedo, pero las cosas se van dando sin tanto preámbulo”, indica Omar.

La decisión de montar su cervecería fue rápida y espontánea, “somos cuates, nos llevamos muy bien, tenemos las mismas pasiones”.

Alan era contador y Omar estudiaba derecho, su segunda carrera (la primera negocios internacionales). Recuerda que tenían algunos ahorros que sus padres les pedían no arriesgar, así como sus trabajos.

“Las oportunidades se presentan una vez en la vida, pensamos, ahorita lo podemos hacer y si no es ahora no es nunca. Nos tenemos que dedicar a esto de lleno y dejar el trabajo. El verano de 2014 fue un momento importante”, afirma Omar.

 

Alan + Omar = //C

 

Debían pensar un nombre para su cervecería y el primero en su mente fue su apellido: Celis. Sin embargo, el famoso cervecero belga, Pierre Celis, se les había adelantado con su Celis Brewing.

“Cuates, Celis, doble “C”, la cervecería tiene nuestra estampa: somos //C, somos cuates, somos Celis” sostiene Omar.

 

¿Quieren conoce el Modelo de Negocios 1, 2, 3, Celis?, ¡no se pierdan la segunda parte de esta historia!

Imágenes cortesía de //C

Sobre el Autor
  1. David Vazquez Reply

    Genial!!! Chavos asi de emprendedores son los q ocupa Mexico. Etiquetame en la segunda parte.

    • Anabel Reply

      🙂

Deja una Respuesta

*