Síguenos en:      
default-logo

La Tijuana cervecera que bebió y aprendió de San Diego

Cervecería Mamut en el Pasaje Rodríguez

 

Ciudad de México, Marzo 12- Bebiendo, viendo y aprendiendo en silencio de San Diego, fue como despuntó el movimiento de la cerveza artesanal en Tijuana y pocos años después desarrolló su propio estilo.

La revista AFAR, especializada en viajes, señala que desde que la escena cervecera de San Diego comenzó a desarrollarse a mediados de la década de 1990, los aspirantes a cerveceros al sur de la frontera los han observado y aprendido de ellos, hasta que en Tijuana finalmente ha despegado y no muestra señales de desaceleración.

San Diego es conocida como la capital de la cerveza artesanal de América y se encuentra estrechamente relacionado con la producción de esta bebida en Tijuana. AFAR sostiene que los lúpulos y las maltas para las cervezas de esa ciudad fronteriza pueden venir de los Estados Unidos, pero son los ingredientes locales los que realmente les dan vida.

Destaca que la escena de Tijuana está llena de peculiaridades y contrastes interesantes y fuertemente influenciada por la comida.

Plaza Fiesta

Iván Morales, cervecero de Insurgente dijo a AFAR que una de las mayores diferencias entre las culturas de las dos ciudades se encuentra en la actitud, “los proyectos de elaboración de cerveza en San Diego por lo general comienzan con un presupuesto más alto, pero aquí nos centramos en los pequeños fabricantes de cerveza. Nuestras tabernas son más como bares y se han convertido en el lugar para salir en Tijuana”.

La publicación indica que la línea entre camarero y cervecero es borrosa y muchas salas de degustación terminan pareciendo más laboratorios. Dice que a pesar de los marcados aromas de la cerveza en plena cocinada, la calidad de la atención es de primera clase.

“Realmente estamos tratando de hacer que los turistas se sientan bienvenidos”, indicó a AFAR Giovanni Brassea, cocinero y dueño de la cocina HUMO, que colabora regularmente con cervecerías artesanales.

“Antes, Tijuana tenía mala reputación. Era una ciudad de fiesta, y en algunos aspectos sigue siendo, pero ahora es también una ciudad de foodie. Los tipos de turistas que vienen últimamente son notablemente diferentes. Y la industria de servicios de Tijuana está dando a los turistas lo que quieren”, expuso.

Con información de AFAR

Traducción: Lupulina

Sobre el Autor

Deja una Respuesta

*