Síguenos en:      
default-logo

A cada quien su santo…¡nosotros el de los cerveceros!

Fue nombrado obispo a los 32 años

 

Ciudad de México, Julio 18- Beber cerveza, ¿un pecado?, descuiden, la Iglesia no le ve problema al consumo moderado de alcohol siempre y cuando sea responsable, incluso tiene un rito en Latín para bendecir esta bebida cerveza no lo ve así y cuenta con un Santo Patrón de los Cerveceros: San Arnulfo de Metz.

San Arnulfo nació en Austria en el año 580 en tiempos en el que este país era muy famoso por elaborar cerveza de excelente calidad. Desde pequeño se sintió llamado a servir a Dios, es por eso que entró a un monasterio benedictino siendo muy joven. Posteriormente fue nombrado Abad y finalmente obispo de Metz en Francia a los 32 años.

Siendo obispo de Metz, llegó a dicha región una peste terrible que contaminó el agua y mucha gente enfermaba y moría por consumirla. Por esta razón San Arnulfo animaba a sus fieles a dejar de consumir esa agua contaminada y en su lugar bebieran cerveza.

 

Hizo que un tarro de cerveza nunca se acabara

Y es que al cocer el agua para la fabricación de la cerveza, esta queda libre de los gérmenes que producía la enfermedad.

En el año 627, San Arnulfo se retiró a un monasterio cerca de Remiremont, Francia, donde murió y fue enterrado en 640. Al año siguiente, los ciudadanos de Metz pidieron que su cuerpo fuera exhumado y llevado a la ciudad de Metz para enterrarlo en su Iglesia local.

Mientras trasladaban el cuerpo de San Arnulfo de regreso a Metz, varios fieles se sintieron agotados y pararon en una taberna para comprar cerveza. Al entrar, descubrieron con tristeza que sólo quedaba un tarro así que tuvieron que compartirlo. Sorprendentemente el tarro nunca se terminó y toda la gente pudo beber cerveza hasta satisfacer su sed. El milagro fue atribuido a San Arnulfo y es la razón por la que la Iglesia lo considera el Santo Patrono de los Cerveceros.

Actualmente es venerado como Santo en la Iglesia Católica y en la Iglesia Ortodoxa y su fiesta es el 18 de julio.

 

Murió en un monasterio cerca de Remiremont, Francia

 

 

Imágenes vía web

Sobre el Autor

Deja una Respuesta

*