Síguenos en:      
default-logo

Closed: cuando el destino alcanza a las cervecerías

¿Porqué cierra una cervecería?

Ciudad de México, Agosto 22-  ‘Hago cerveza porque me encanta, es el mejor trabajo del mundo y a la gente le fascina beberla’, es lo que muchos piensan cuando comienzan a producir, con los ojos brillantes y amplias sonrisas en los labios. Llenos de pasión, animosos y con grandes expectativas.

Sin embargo, es necesario tener un plan y además de ser apasionados por la labor cervecera, hay que saber administrar el negocio, pues no todas las decisiones pueden tomarse con el corazón.

En Estados Unidos la tendencia de crecimiento de las cervecerías va a la baja, debido al boom de negocios en este giro. El mercado es cada vez mayor, pero las cervecerías, en algunos casos, no tienen producción suficiente para satisfacerlo pues su capacidad de crecimiento es limitada.

A eso se suman rentas caras de los locales o edificios donde están establecidas y que en algunos casos  no tienen espacio para seguir creciendo.

Otras cervecerías han fracasado porque son operadas por gente mayor y este negocio es para jóvenes, por el esfuerzo físico que implica. El problema es que la juventud está descapitalizada para poner en marcha una planta.

 

Valiant Brewing, a principios de mayo anunció su cierre, después de casi 8 años de operación

 

A continuación retomamos un texto de la revista Draft, que no explica a partir de experiencia de los propios cerveceros, algunos de los principales motivos por los que las cervecerías están cerrando.

Y es que desde mediados de los años 2000, la apertura de una cervecería ha sido una decisión empresarial sólida. Aun cuando el número total de fábricas de cerveza en los Estados Unidos subió rápidamente, la tasa de fracaso de las nuevas fábricas fue cercana a cero. Entrepreneur Magazine incluso insinuó en 2015 que la cerveza artesanal era un negocio seguro.

Sin embargo, la década de la cerveza artesanal de crecimiento de dos dígitos terminó en 2016, la Asociación de Cerveceros informó que las ventas de cerveza artesanal había crecido sólo 6.2 por ciento, menos de la mitad del crecimiento reportado un año antes. Los grandes cerveceros sufrieron el impacto de esta desaceleración: Bridgeport Brewing Co., Craft Brew Alliance y Stone anunciaron reducciones de personal en los últimos seis meses y Speakeasy Ales & Lagers cerrará abruptamente en marzo y volverá a abrir, con nuevo propietario, en mayo.

 

Esta cervecería redujo personal

 

El número de nuevas cervecerías y brewpubs también ha estado cayendo desde 2014, mientras que el número de cierres aumenta constantemente. Un total de 97 cerveceros artesanales cerraron el año pasado, lo que representa el mayor número de cierres en una década. Y mientras que la tasa de fracaso de las cervecerías sigue siendo increíblemente baja en relación con otras industrias, los 97 cierres representan un aumento de 78 en 2015 y 75 el año anterior. Mientras tanto, las nuevas aperturas de cervecerías han caído 3.3 por ciento en promedio cada año desde 2014.

Hasta ahora, 2017 parece indicar una tendencia similar en los cierres, e incluso cervecerías bien establecidas no son inmunes. Valiant Brewing Co. y Branchline Brewing Co., On-the-Tracks Brewery y Offbeat Brewing Co., son algunas de las que han cerrado.

“En última instancia, lo que me llevó a cerrar las puertas fue el crecimiento estancado. Desde mi perspectiva, hay dos cosas que se alimentan de eso: el mercado de los rotadores y las aperturas de nuevas cervecerías.

Cuando comenzamos por primera vez hace 8 años y medio, creo que fuimos la 86ª cervecera en el estado. Abrimos con el modelo de preparar una cerveza nueva cada mes. Teníamos unos 30 o 40 bares que compraban un barril cada mes, pero a medida que más cervecerías se abrían, vimos que se reducían a un barril cada mes, y luego un barril cada trimestre. Ahora hay 330 cervecerías en el estado de Washington, eso hace que sea difícil, como cervecero, tener ventas de barril constante en los bares.

 

Abrieron en agosto de 2008 y cerraron en enero de 2017

 

Creo que la clave del éxito en este mercado es tener una sólida venta al por menor, si puedes construir tu negocio alrededor de su comercio minorista y tener tu Tap Room lleno cada noche, vas a estar bien. O si eres tan grande y estás por encima de los 10 mil barriles, o nuevo y tienes cervezas sólidas, probablemente vas a estar bien porque todo el mundo ama lo nuevo, pero la verdadera prueba vendrá 24 o 36 después.

Creo que mucha gente comienza a fabricar cerveza porque nos encanta la cerveza, y sólo vamos a hacer cerveza y a la gente le va a encantar. Y no es así, tienes que tener un plan”, sostiene Alejandro Brown, fundador de Big Al Brewing en Seattle, Washington, abierto en agosto de 2008 y cerrado en enero de 2017.

“No es culpa de la burbuja. Nunca hubo una falta de demanda de la cerveza. De hecho, tuvimos que recortar los distribuidores. Para nosotros fue realmente una restricción de la producción. Es matemática simple. Fue demasiado alto para la cantidad de cerveza que podíamos producir en el espacio que teníamos. Había todo tipo de cosas que siempre eran limitantes: espacio de bombeo, espacio de piso, combinado con el gran costo del espacio, la gente con la que trabajamos y también una instalación compartida que albergaba a otras cerveceras.

 

Ale Syndicate en Chicago

Definitivamente es posible tener éxito en el entorno actual, pero todo depende de cuánto dinero tienes. Si pudiera hacerlo de nuevo, primero contrataría a la misma gente en una fracción de segundo. Eso fue lo que más dolió: perder a las personas con las que trabajas, a tus amigos. En segundo lugar, me aseguraría de que haya espacio para crecer.

Lo que realmente funcionó para nosotros fue un consejo asesor increíble. Tener ese liderazgo empresarial para equilibrar ese lado de producir cerveza”, señala Jesse Evans, cofundador y CEO de Ale Syndicate en Chicago, Illinois, fundada en 2012 como una cervecería gitana, abrió sus puertas como una instalación en el sitio en 2014 y cerró en diciembre de 2016. Evans dice que Ale Syndicate volverá este año, ya que la cervecería está trabajando en una propiedad alterna con una cervecería de Chicago, aún sin nombre.

“Estamos en una situación única. Muchas cervecerías comenzaron pensando en un beneficio, creciendo, distribuyendo cerveza, latas y todo eso. Nosotros no. Nos reunimos en esta pequeña ciudad de Cathlamet, Washington, es un condado de 4 mil personas. Dos de mis amigos eran cerveceros caseros y hablé con ellos y otras 12 personas y decidimos a abrir una cervecería en el puerto deportivo para llevar turistas. Queríamos que fuera un lugar para beber cerveza fresca, pasar el rato y tratarlo como una casa club”, señala Richard Erickson, socio gerente de River Mile 38 Brewing, inaugurada en 2014 y puesta a la venta en marzo de 2017.

 

La cervecería debe pasar a manos de gente joven que pueda operarla

 

“La cervecería tiene tres años, y yo  74 años y otro inversionista tiene 70 años y la mayoría de los otros 60 y nos está matando. Esto debe ser propiedad de personas más jóvenes. El negocio cervecero es joven, pero no hay gente joven con dinero. Los chicos que tienen el dinero son viejos, pero no van a ser los que están haciendo la cerveza. En realidad tenemos varios padres que buscan comprar esto para sus hijos”, expuso.

Erickson recuerda que cuando abrieron había 185 cervecerías en Washington, ahora hay más de 300. Observa que el mayor problema de la cerveza artesanal está en la distribución.

“Toda esta tendencia de lo nuevo y lo diferente ha tomado el relevo, los bebedores jóvenes entran y van a buscar qué hay de nuevo, incluso en los supermercados. Se necesita un vendedor para salir a estos bares y restaurantes y darles un poco de servicio. Es un poco más difícil de vender en el mercado, pero las ventas del Tap Room son tan buenas como nunca”, indica.

 

Imágenes: Lupulina y vía web

Más información en http://draftmag.com/this-is-why-my-brewery-shut-down/

Sobre el Autor

Deja una Respuesta

*