Síguenos en:      
default-logo

Cervecerías vs. consumidores

 

Ciudad de México, Agosto 29- Los barbones y algunas chicas que aparecen en la imagen pertenecen a Scofflaw Brewing Co., ubicada en Atlanta. ¿Notaron que sus dedos están levantados?, más adelante les diremos por qué. Pero primero, un poco de contexto sobre la cervecería.

Scofflaw es una de las jóvenes estrellas de la escena de la cerveza en Atlanta, después de haber reunido una enorme cantidad de impulso para una empresa que aún no ha celebrado su primer aniversario

En resumen, la cerveza de Scofflaw ha justificado los viajes, su impulso es genuino, y bien ganado. Junto con Athen´s Creature Comforts, Scofflaw es responsable de una nueva ola de entusiasmo por la IPA en Atlanta, elaborando NEIPAS jugosas y tropicales que se han puesto de moda. En sólo unos pocos meses, ganaron el reconocimiento del mercado en Atlanta, que a otras cervecerías les ha tomado años.

Sin embargo, la otra parte de esta historia tiene que ver con la falta de  consistencia y replicabilidad –según sus seguidores- de sus cervezas emblemáticas, como la Basement IPA.

Los amantes de la cerveza saben de las fallas que pueden presentarse y suelen pasarlas por alto. Aún así, no es raro que los fans de una cervecería ofrezcan una pequeña crítica constructiva y tal vez expresen su esperanza de mayor consistencia, o compartan una experiencia insatisfactoria.

 

Lo que es raro es ver a cervecería reaccionar a los comentarios de sus seguidores con palabras combativas y dedos levantados. Eso es lo que Scofflaw hizo vía Facebook, encendido debate en ambos lados.

“Esta es una cervecería de lotes pequeños. La cantidad de tiempo que una cerveza pasa en un tanque, a veces debido a los limitados recursos humanos, las variaciones en los ingredientes y otras mierdas como este afecta a la cerveza. No tenemos contratos de lúpulo este año. Somos pequeños, así que conseguimos partidas de lúpulo de mierda. El grano no proviene del mismo campo. Trabajamos con todos los insumos para mejorar la cerveza. Esto es parte de lo que hacen las pequeñas cervecerías artesanales. Sé que hay muchos expertos por ahí, así que para ti, si quieres educarte en esto, pasar y habla con Travis o uno de nuestros biólogos. Por otro lado, si desean más consistencia, pueden encontrar muchas marcas que nunca tratan de mejorar. Marcas que tienen el dinero y el acceso a los tanques gigantescos que pueden mezclarse para hacer cerveza más consistente. Con mucho gusto les daremos recomendaciones. Por otro lado, las cervecerías artesanales tienen problemas como latas que explotan, variaciones del color, turbidez, denles un descanso. No creo que sea profesional, lo que es bueno, porque no soy un profesional, soy un jodido Scofflaw”, expuso la cervecería.

Inmediatamente, los amantes de la cerveza locales comenzaron a publicar en la sección de comentarios, algunos alabando la actitud iconoclasta de Scofflaw y otros criticando lo que parece ser una piel delgada de los dueños de la cervecería que están enojados con la idea de bebedores que quieren algún grado de consistencia en el producto. Como los comentarios de ambos lados se convirtieron en una mini-tormenta de fuego, y los bebedores llevaron a la publicación de Scofflaw memes y fotos de las inconsistencias.

Eso nos puso a pensar en el papel que juegan las redes sociales para las cervecerías. Para muchas cervecerías jóvenes, una cuenta de Twitter o Facebook es mucho más importante (y más eficaz) que un sitio web tradicional, cuando se trata de educar y conectarse con nuevos clientes. Un sitio web sigue siendo una necesidad para las cervecerías y deberían actualizarlo de forma regular. En su lugar se centran totalmente en las redes sociales cuando se trata de anuncios sobre sus operaciones cotidianas. Basta con mirar a prácticamente cualquier cervecería promoviendo nuevos lanzamientos.

 

Al hacerlo, estas cervecerías se están involucrando con su público de una manera más directa e inmediata. Nadie está revisando muchos de estos tweets o mensajes de Facebook, ya que los errores gramaticales básicos abundan. Vienen de marcas que en muchos casos no tienen “gente de medios sociales” o incluso profesionales de RR.PP. se enfocan en asegurarse de que todos los anuncios se vean como “profesionales”, o al menos san corteses y considerado. En casos como la declaración de Scofflaw, es fácil ver cuando el dueño esta simplemente “disparando desde la trinchera”, por así decirlo. Y eso puede ser problemático, al menos para algunos de sus clientes frecuentes. Basta con mirar una interacción como esta:

El cliente reconoce que las cosas pueden no ir del todo bien para la cervecería, pero también le pide que se ponga en su lugar cuando compra un six y la mitad de las lates tiene un sabor muy diferente al resto. La respuesta de la cervecería es cortante y despectiva: “Compra algo más”. También podrían estar diciendo: “Si no vas a felicitarnos, entonces no queremos escuchar nada que tengas que decir”.

Es muy sensible cuando esta respuesta proviene de la cuenta de la cervecería, y no de la cuenta personal de uno de sus dueños.

La cuestión es que la mayoría de los comentaristas que piden la consistencia en los productos de la cervecería no están intentando ser ofensivos, tampoco son trolls, son sólo bebedores que esperan conseguir la cerveza por la que pagaron.

 

 

Traducción: Lupulina

El texto completo lo pueden encontrar en https://www.pastemagazine.com/articles/2017/08/breweries-vs-fans-craft-beer-on-social-media.html

Imágenes vía web

 

Sobre el Autor

Deja una Respuesta

*